Ago
6
2011

Pequeños Milagros

Los pequeños milagros suceden cada día. Y lo mejor, están ahí para que los encontremos. Al fin y al cabo, son una cláusula más del contrato. La Fuente y el Universo se aseguran de que esté presente en nuestro contrato de vida. Que leamos la letra menuda del acuerdo firmado es cosa nuestra. Está siempre ahí, pero casi nunca leemos lo que dice. Unos no la ven, y otros, viéndola, no confían.

Con un poco de conocimiento de leyes, el milagro, la letra pequeña, aparece y nos hace la vida, digamos, más llevable.

Aplicar la última de las últimas de las cláusulas requiere, además de ese pequeño conocimiento, que pasemos a la acción.

El contrato nos dice que primero hemos de aplicar una Contención continua. Ocurra lo que ocurra en nuestro mundo, tenemos que permanecer en control de nuestras energías, aunque nos queden pocas. No desperdiciar nada cuando las cosas se ponen mal. No reaccionar en primera instancia.

Enseguida tenemos que aplicar Rigor a todos nuestros movimientos. Es decir, tras la contención viene el análisis. No mover ficha sin pensarlo antes. Contemplar en calma nuestras debilidades, los cables que no funcionan, las tuercas flojas y los tornillos que nos faltan. De esta manera enviamos un mensaje a La Fuente de que deseamos poner en efecto lo prometido.

En tercer lugar llega el momento de aplicar la Paciencia. Confianza, dicen algunas de las versiones del acuerdo. Confiar en que las circunstancias tienen su curso, y por sí solas las piezas encajarán.

Como etapa crítica, lo siguiente es poner en marcha una decisión tomada, una Acción Deliberada. Sólo una. Realmente, no es importante el tipo de acto, siempre que se haya tomado con el corazón.

Y cuando uno ya se ha contenido, ha sido riguroso, ha esperado pacientemente, y ha actuado con corazón en cualquier sentido, debe mirar atrás y, como término, ha de volver la vista a la causa de sus males. Y sin saber por qué, el milagro ocurre. Un prodigio de vida que nos hace un poco más felices.

La vida es eso. Un conjunto de pequeños milagros, si creemos en ellos. O un saco de monotonías, si ignoramos la letra pequeña. De cada uno de nosotros depende que nuestro mundo personal y, por extensión, el mundo entero, sea un milagro gigantesco o un papel mojado.

A mí, me encantan los milagros.

 

6 Comentarios + Añadir Comentario

  • El pequeño gran milagro de mi vida es haberme cruzado en tu camino.
    Gracias por existir. He aprendido mucho de ti… lo que me queda.

  • Estoy en ello, y suscribo todo lo que dices. La vida nos regala todos los días si estamos atentos a lo que nos sucede. El Universo nos atiende cada vez que lo pedimos, pero a veces ni siquiera nosotros somos conscientes de que hacemos la petición. Los milagros están ahí, solo tenemos que estar atentos.
    Gracias por todo Enrique

  • A mi también me encantan los milagros, y ver que efectivamente ocurren me maravilla.
    Por otro lado me apena ver que hay gente tan metida en una vida que consideran un infierno y no pueden salir de él porque se han metido tanto en el círculo de negatividades que son incapaces de ver el sol.
    Y por mucho que les digas, ya no saben apreciar la belleza del milagro de estar vivos.
    Me gusta leer cosas que me lo recuerden así que, ¡gracias por compartir tus pensamientos!

    • Gracias, Silvia.

      Confiar y fluir es lo único que nos queda a los seres humanos. En un Universo tan mágico y misterioso es de lo poco que podemos hacer voluntariamente….

  • Gracias Enrique.
    Hoy el milagro ha sido encontrarme con tu reflexión.

    • La magia existe. Está escondida, pero existe. Por eso es magia.

      ¡Gracias por comentar el texto, Victoria!

Dejar un Comentario


CONTACTO E INSCRIPCIONES

Email: info@sincspain.com

Teléfono: 689494809 (horario laboral)

Próximos Talleres y Actividades

Calendario de eventos

<< Ago 2017 >>
LMMJVSD
31 1 2 3 4 5 6
7 8 9 10 11 12 13
14 15 16 17 18 19 20
21 22 23 24 25 26 27
28 29 30 31 1 2 3

Investigación Instituto Monroe

Posts de Enrique Ramos